Cenefa

Cenefa

Translate

Cithara hispanica

"Ay triste que vengo" Pieza para vihuela de Juan del Encina (1468-1529)

////////////////////////////////
DETENER LA MUSICA
///////////////////////////////


Solo un cuaderno de notas. Un "Blog" sin más pretensiones.
La guitarra, pequeña orquesta íntima e individualista como sus creadores hispanos, solicita tiempo y atenciones.
Sobre el eje del ocho que conforma su femenino cuerpo, giran muchos conceptos que incluyen varias disciplinas, científicas , técnicas y artísticas.
Conocimientos inabarcables que deben recogerse en un cuaderno para tenerlos siempre presentes.
Prueba de materiales, ensayos prácticos compartidos,... aún sabiendo que no serán leídos.
¿Por qué entonces?
Por la guitarra y el mundo que puede descubrirse alrededor de ella, y para como ella, ofrecer mis individualistas notas al vacío.

_________________________________________

_________________________________________

Elegir guitarra

Indice: (clic encima para acceder al tema)

1-Determinar el tiro adecuado
2-Criterios para la compra 
3-El legado 
4-La guitarra de los guitarristas profesionales del mundo 
5-Guitarras de luthiers españoles 
6-Publicidad y prueba de guitarras 
7-Las guitarras preferidas por los guitarristas españoles 
8-Un poco de confusión: Saber lo que compramos 
9-El precio de una guitarra


Determinar el tiro adecuado:




La longitud de escala de la guitarra es la distancia que hay desde la cara del hueso del puente  que da hacia la boca hasta la cara de la cejuela que limita con el diapasón, es decir el tramo de cuerda que vibra entre los dos apoyos cuando se toca la cuerda al aire. También se conoce como longitud vibrante o  tiro
Los fabricantes construyen sus guitarra con diferentes "tiros", 650 mm sería el estándar, pero se fabrican de 670, 659, 640, 630 y 620 mm. Andrés Segovia defendía el tiro de 660 mm. Actualmente el mayor volumen sonoro de la guitarra (medible en decibelios) no depende tanto del tiro como de los materiales y la experiencia aplicada en la construcción.

Si la distancia entre la punta de tu pulgar y la punta de tu meñique es igual o menor que 23 centímetros,(9 pulgadas), en extensión máxima, elige 640 mm

Esta es una receta empírica. ¿Podemos racionalizarla?
Si hablamos de la mano izquierda (derecha si eres zurdo) poco nos debería importar lo que se separa el pulgar. Va a colocarse escondido tras el mástil durante toda la pieza.
Si somos un poco observadores veremos que el dedo índice queda aproximadamente a la mitad de lo que se separen tu pulgar del meñique. 

La mitad de 23 cm es 11,5. Por alguna razón, (proporciones anatómicas que cumplen la proporción aúrea), esa distancia suele coincidir con la distancia aproximada que se alcanza con los dedos doblados sobre su falange colocados en postura sobre el diapasón. 

Con un tiro de 640 mm tus 115 mm superan en 19 mm la distancia al final del 4º traste y en 17 si la guitarra tiene un tiro de 650 mm, y tan solo 14, (apenas un centímetro y medio) con una guitarra de 670 mm de distancia de cuerda. 

Para lograr la misma nota, por ejemplo  Mi de 329,63 Hz, o sea, la primera al aire cuya tensión es 7,325 Kgs con un tiro de 650 mm (normalmente la cuerda más tensionada), la tensión ha de ser  T= (670/650) x (670/650) x 7,325 = 7,783 Kgs (un 6% mayor), para un tiro de 670 mm (un 3% mayor), costando más esfuerzo mantenerla presionada, con nuestro meñique.

La separación mayor se da en los primeros trastes del diapasón. Tal y como muestra la fotografía, podemos definir una separación máxima fisiológica  de los dedos al intentar abarcar la mayor longitud posible a partir del traste 1. Podemos construir un diapasón ficticio con un listón de 52 x 22 mm y 200 mm de largo, sobre el que dibujaremos los trastes según la tabla siguiente:











Determinada la Separación máxima, podéis acudir a la  tabla y verificar si el tiro de 650 mm (estándar) resulta excesivo. para con el índice sobre la línea del traste 1 alcanzar al menos hasta su mitad el espacio del traste 5.  Cosa bastante poco útil en la mayoría de los casos, porque gracias al afinado, encontramos la misma nota en la cuerda inmediata inferior al aire, (la nota La del traste 5 de la 6ª cuerda se corresponde al La de la 5ª cuerda tocada al aire, y así sucesivamente excepto la cuerda 3ª y 2ª que coinciden en el 4º traste).

Como podéis ver en la tabla las diferencias de un tiro al siguiente por encima o por debajo son muy pequeñas, de tan solo 2 mm. Según este criterio no debería haber excesiva diferencia entre una guitarra de tiro largo y otra de tiro corto.

Hay que tener presente que la tensión aumenta un porcentaje doble de lo que se incrementa el tiro. Un tiro de 640 mm es sólo un 1,5% menor, pero la tensión necesaria para mantener la misma frecuencia de nota de la cuerda al aire es un 3% mayor (220 grs) si el tiro es de 650 mm. 

El otro punto a considerar es cuanto se incrementa el nivel sonoro con una cuerda de tiro más grande. En algún momento intentaremos averiguarlo.


Los criterios para la compra:


1. Es más rentable conseguir una buena guitarra de 6000€ que ir adquiriendo guitarras hasta encontrar la que nos permita  alcanzar el nivel al que llegaremos con el tiempo.

2. Conocer cuáles son las guitarras mayoritariamente utilizadas por los intérpretes profesionales o de nuestra preferencia. Para ello son muy útiles los Listados de intérpretes y sus guitarras

3. Hay que tener cuidado: El intérprete profesional suele dar preferencia al luthier de su país.

4. Entre los 40 primeros luthiers  elegidos por 600 intérpretes profesionales un 20% son españoles.

5. Una cuestión de criterio para ser usado como punto de partida inexcusable: Guitarra Española =fabricada en España por un español.

6. No digo que no sea posible encontrar a guitarras españolas fabricadas en China, pero los indicios sugieren que estamos ante lo que alguien entiende más como negocio que como producto artesano tradicional.

7. Madrid, Granada se han ganado la reputación de ser la primera elección. Cataluña y Levante como segunda opción. Simpatía de zonas intermedias con tradición como Casasimarro (Cuenca).

8. De más a menos: Ignacio Fleta,  Ramírez, Manuel Contreras, José Romanillos, Paulino Bernabé, Miguel Rodríguez, Paco Santiago Marín, Antonio Marín Montero, Antonio Torres, Francisco Simplicio. Algunas sólo pueden ser de segunda mano porque los luthiers y sus talleres no viven eternamente.

9. Si no estamos muy seguros de lo que compramos, mejor adquirir modelos nuevos.

10. Poder probar los modelos y sobre todo los que están al alcance del bolsillo.
11. Hay casi el mismo número de luthiers que de intérpretes profesionales, lo que dificulta enormemente su conocimiento.

12. Algunos luthiers tienen acuerdos con distribuidores exclusivos y evitan la visita directa del comprador, sobre todo en modelos de gama baja o media (estudio).

13. Factor Precio. Hay que ser realista e ir a una guitarra cuyo precio podamos pagar sin hipotecarnos.

14. El nivel sonoro y el nivel de precio determina que una guitarra sea de estudio o de concierto, pero podemos encontrar sorpresas.

15. Hay más páginas de venta online con precios fuera que dentro de España. Existe el riesgo de compra a distribuidores externos, sin poder probar la guitarra.

16. Las guitarras Levantinas son más baratas. Tienen grandes talleres. Hace sospechar que fabrican en Serie. Eso genera desconfianza, esté fundamentada o no.Exige acudir y cerciorarse de lo que compramos.

17. Muy pocos luthiers se atreven a marcar en su página el precio al que vende su trabajo. ¿No es más honesto?. El artesano debe poder fijar el precio de su obra, y no hay motivo para que tenga que ser otro.

18. Francisco Bros (Gata de Gorgos, cerca de Jávea en Alicante)) tiene una página con los modelos y un link a una tienda de comercialización externa

19. Cashimira (Gata de Gorgos -Alicante) no marca en su web más que asepticamente los modelos que fabrica. Es fácil encontrarlas en miacorde.com donde sí se indican los precios.

20. Localizar modelos fabricados integramente, o en un alto porcentaje,  en el taller del luthier.

21. No a las fabricadas en un taller español, con planos del luthier y luego revisadas y certificadas, sin informar  en qué taller y con qué criterios. 

22. Los talleres modestos explican su historia y el proceso que siguen. Los talleres con fama aplican un ocultismo injustificable. 

23. Algunos luthiers indican en su web discografía seleccionada para oír las guitarras que fabrican. Páginas web extranjeras incluyen archivos mp3 con grabaciones del mismo interprete para cada modelo.


El legado

Las dos guitarras más vendidas entre los intérpretes profesionales de los últimos 75 años fueron fabricadas por los talleres de Ignacio Fleta (Barcelona) y en segunda posición Ramírez (Madrid).

 ¿Podemos preguntarnos por la causa? 

Fernando Sor, Dionisio Aguado, Francisco Tárrega, Miguel Llobet, Regino Sainz de la Maza  y otros llevaron fuera de España, con gran  éxito, composiciones españolas para guitarra.
Es necesario destacar la extraordinaria vocación de un guitarrista que realizó  5.402 conciertos de forma casi ininterrumpida durante 78 años de su vida, desde los 16 años, Septiembre de 1909,al 4 de abril de 1987, ya con  94 años de edad,  justo  dos meses antes  de su muerte. 

Un máximo anual  de 131 conciertos en 1947 con 54 años de edad. Cada año celebraba su cumpleaños en una prolongada gira por USA para visitar luego Europa, (Suiza, Alemania, Holanda, Francia,  Italia,…). Llenos dos meses antes del recital, hasta 3000 personas en la sala, críticas más que favorables.
 Andrés Segovia, nacido en Linares, (Jaén), el 21 de Febrero de 1893  llevó la guitarra española en interminables giras por el mundo. Las vocaciones que surgían, requerían escuelas e instrumentos

La guitarra de los mejores guitarristas del mundo

En la tabla adjunta y en la gráfica posterior  podemos ver la procedencia de los intérpretes internacionales más conocidos, la mayoría activos en la actualidad o fallecidos en las últimas décadas

En el siguiente link localizado en la interesante web de Guitarra arte pulsado podemos encontrar los datos utilizados en este análisis.

Link al lugar de origen de los datos

Procedencia: Encuesta de Guitune 2008, 2009. Professional Guitarists: their guitars.








Las estadísticas hay que tomarlas con precauciones, pero constituyen una aproximación a la realidad si la muestra es suficientemente grande. 

La gráfica y los datos a continuación se basan en una muestra de 600 intérpretes profesionales de todo el mundo a los que se les preguntó por sus guitarras. Podemos apreciar que sólo un 7% (unos 40), son intérpretes españoles (Andrés Segovia incluido, así como Yepes y otros muchos de fama internacional).  
Aunque los intérpretes españoles tienen una gran calidad y una excelente consideración internacional, no hay que perder de vista la realidad: En Suecia, el 4% de la población estudia música; en España, el 0,48%.

Los profesionales de la guitarra pueden probar muchas guitarras durante su vida profesional y adquirir las que por un motivo u otro les seducen. 

¿Podemos aprovechar su experiencia y capacidad para establecer criterios de preferencia a la hora de buscar nuestra guitarra?

¿Puede hablarse de las mejores guitarras como aquellas fabricadas por determinados luthiers?
Veamos cómo se distribuyen por continentes los 300 luthiers elegidos por 600 guitarristas de Élite




Resulta claro que la guitarra española de alta calidad,  es un instrumento fabricado mayoritariamente en Europa.

Las 1100 guitarras adquiridas por los 600 intérpretes internacionales se pueden asignar a la nacionalidad del luthier.


La guitarra española sigue manteniendo un 20% de su origen, diseño y sonido español. El 80% restante es fabricado por luthiers que han alcanzado fama por sus innovaciones o por el apoyo de guitarristas profesionales de cada región. 

Resulta claro que para elegir una guitarra por su sonido o adecuación a la forma de tocar o al repertorio preferido hay que probarla.  Ese trámite es más sencillo cuanto más próximo está de nuestro domicilio.

En la tabla siguiente podemos ver por país de origen de la guitarra los luthiers de preferencia y el número de unidades  utilizadas por la élite guitarrística internacional.







Este análisis favorable a la guitarra española fabricada en España, cambia de aspecto cuando comparamos la preferencia por el luthier.




Afortunadamente hay 10 luthiers, o “guitarreros” españoles entre los 40 primeros.

Podemos empezar por ahí y probar guitarra siguiendo  los consejos de tiendas especializadas basándonos en nuestros propios criterios y los conocimientos adquiridos en este post. 

También podemos acudir directamente al/los luthier/luthiers de nuestra elección o localizar los distribuidores que suele indica en su página web.



Guitarras de luthiers españoles



Madrid tiene una población superior a los tres millones de personas, Barcelona supera el millón seiscientos mil. 

Podemos probar guitarras clásicas de estudio y concierto de los mejores luthiers del momento en tiendas como Guitarras de luthier en Madrid  o Casa Luthier en Barcelona. 

La lista es larga, incluye 51 fabricantes:








Llama la atención la Ciudad de Granada. Con 240.000 habitantes, parece tener una alta densidad de guitarreros. Casi veinte luthiers con taller en la bella ciudad de la Alhambra tienen representación en Madrid y Barcelona. De ellos 12 han nacido en Granada:
Ana Espinosa, Antonio Marín Montero , Antonio Raya Pardo, Eduardo Durán Ferrer, Jesús Bellido, José Marín Plazuelo, Jose Luis Vigil, Juan Miguel Carmona, Juan Pérez García, Luís Santiago Hernández, Paco Santiago Marín y Rafael Moreno.

Los otros 7: Andrés Daniel Marvi, Franz Butscher, John Ray, Mario Fernández Aracama, René Baarslag , Rolf Eichinger y Thomas Holt Andreasen, viven en Granada pero han nacido en Alemania, Canadá, Holanda, Dinamarca etc....

Podríamos llegar a pensar que las maderas obtenidas antes de la prohibición de exportación en los años 70, y almacenadas desde entonces, permiten añadir ceros a la derecha en la cifra de venta del ejemplar con ellas construido.

 La forma de exponer sus clientes referenciales es más sutil, normalmente una foto del luthier junto a  un guitarrista o cantante conocido en España 

Se nos ocurre que lo primero sería seleccionar la escuela: granadina, madrileña, valenciana o catalana. 

Si no tenemos preferencias, bastaría con probar una de cada región. El factor precio lo dejaríamos  al margen de momento. 

En estas magníficas tiendas de las grandes capitales de provincia tal vez sea posible probar  una o dos unidades de cada luthier de la escuela que más simpatía nos produzca.

Otra manera más romántica, sería acudir a Granada, visitar el Patio de los leones y pasear por las calles en busca de sus luthiers, con una lista como la que en su día, por otros motivos, utilizó John Ray.  Una ayuda importante podría venir de anotar el parentesco e intentar saber quién fue aprendiz de quién. 

La elección apriorística es complicada o casi imposible. Supongo que las leyes naturales pueden ayudar a salir del laberinto.
Parece sensato creer que aquel taller y aquel artesano del que aprendieron y surgieron otros muchos talleres, tienen más tradición, más conocimientos y seguro que más continuidad en el tiempo. Ya que la mayoría de los luthiers incluyen notas biográficas, podemos utilizarlas. 

En este sentido y hablando de Granada, Antonio Marín con unos 80 años en la actualidad y su maestro Eduardo Ferrer  nacido en 1905, ya fallecido, aparecen como maestros de casi todos los luthiers granadinos actuales.

Si ser maestro es difícil pero observamos que claramente algunos luthiers lo han sido de muchos otros, vayamos primero a ver si subsisten o quién han dejado a cargo del taller. No creo que se hayan ido sin dejarlo en buenas manos. 

Por la misma ley natural, los sobrinos o hijos que se independizaron y fundaron su propio taller que en la actualidad conviven con los que fundó el maestro, pasan a un segundo término en la preferencia al visitar sus guitarras. 

Hallaremos excepciones notables, pero de alguna forma hay que priorizar. 

Tampoco el número de guitarras que se construyan al año en el taller es un buen indicador. Un luthier que ama su trabajo es probable que trabaje solo. 

Mayor número de guitarras producidas significa más trabajo, más empleados. 

Si subsisten, es porque tienen buen producto, muy artesanal y han acertado en la forma de llevar el taller y su prestigio les ayuda en las ventas, o bien porque han industrializado su fabricación y entendido como negocio  -que ha de ser rentable- dan su nombre y toque final a guitarras,  aunque más de un 50% esté prefabricada.

Quién dice visitar los luthiers de Granada, dice Valencia,  Madrid, o Barcelona, el problema en estas últimas ciudades pueden ser las distancias.


Publicidad y prueba de guitarras


Una vez conocido el panorama, ¿Cuál de estos anuncios os invita a hacer más averiguaciones?

De excelente manufactura artesana, pero sin renunciar a avances tecnológicos, las guitarras de concierto del luthier A, enseguida  llaman la atención por su facilidad de ejecución y comodidad. Esto es debido a su fino mástil, con un refuerzo de ébano y varilla regulable de titanio. Esta innovación unida a la cuidada selección de maderas y un trabajo artesano con un exhaustivo control de calidad, resultan en instrumentos de excepcional sonido y comodidad insuperable.

El luthier B. es sobrino del fallecido maestro de casi todos los guitarreros granadinos. 
Guitarras que se sitúan en la élite de las mejores guitarras de concierto. 

El secreto de su gran sonido se encuentra no sólo en la calidad de sus maderas sino también en un sistema de construcción propio, siguiendo el método tradicional español, que consigue una potencia y color únicos. Es precisamente su proyección, sustain, equilibro y color lo que ha conquistado a algunos de los mejores concertistas de la escena actual, por algo será. 

El luthier C es la séptima generación de guitarreros de esta familia influida por la escuela madrileña surgida del matrimonio de una hija del pionero AAA que hacia 1760 inició la fabricación de guitarras siguiendo la escuela granadina. 

Fabricadas con las mejores maderas seleccionadas de su reserva, cada guitarra es una obra de arte, pero al mismo tiempo un instrumento de expresión y precisión musical de altísimo nivel. 
Su nueva Generación de guitarras, construidas con un nuevo sistema interior, simplemente nos ha dejado sin palabras. 

Potencia como ninguna otra y al mismo tiempo un timbre, una  nitidez y una armonía hasta ahora desconocida. Innovación y tradición se dan la mano en un instrumento simplemente insuperable. 

El padre del luthier D era jefe de taller de Ramirez en Madrid. Conserva una colección de 85 guitarras que se remontan a 1777, así como muchas de las que fabricó su padre y él mismo en diferentes años desde 1970. 

Obra cumbre de la guitarrería, sus guitarras de concierto alcanzan las más altas cotas de exigencia que un guitarrista pueda demandar. Su excepcional riqueza cromática, se complementa con una gran potencia y un sonido puro y cristalino lleno de matices. Este trabajo avala su reconocido prestigio internacional.
Las descripciones anteriores provienen de la página web de guitarras de luthier.

Los precios, siempre nos arrastran de las nubes a poner los pies en la tierra. Los precios de las guitarras de los luthiers anteriores son:

A=4.995€  B=7000€, C=3800€, D=9600€
¿Ahora cual probarías primero?

Yo probaría los cuatro, intuyendo que el luthier A probablemente haga  guitarras en serie y tenga modelos mucho más baratos. El luthier C tiene un buen nivel de precio que podría basarse en que en los otros en plena élite de la escuela granadina y madrileña puedes estar “pagando la marca” . No obstante lo que importa es lo que diga la guitarra. Si vuestro presupuesto difícilmente alcanza los 3000€, mejor pedir por modelos inferiores. Pero no es excusa para no probarlas  y empezar a conocer el límite que puedo esperar de cada luthier, sabiendo que cada guitarra es diferente.

 En realidad la búsqueda debería ser, la de la guitarra 100% artesana de sonido, equilibrio y tacto perfecto para nuestra sensibilidad y gusto, no tanto como obra de un luthier o de su historia.. 

Si buscamos una guitarra clásica española, ( y no me refiero a una flamenca), no debemos olvidar que los luthiers españoles llevan mucho más tiempo construyéndolas y perfeccionándolas. Podríamos calcular que como mínimo 300 inalcanzables años de ventaja. Otros pueblos lo entienden y lo defienden.



 A = Guitarras Hermanos Camps,  B= Paco Santiago Marín, C=Viuda de Vicente Carrillo, D= Paulino Bernabé.

Modelo Concierto Especial de Paulino Bernabe……...9.600€
Modelo 30 Aniversario Paco Santiago Marín……………7.000€
Modelo Master de Hermanos Camps……………………...4.995€
Modelo Gabriela de Vicente Carrillo………………………..3.800€


Las guitarras preferidas de los guitarristas españoles.

Podemos analizar las preferencias de los mejores intérpretes españoles de guitarra española, a nivel de fabricante de guitarras.
La siguiente tabla muestra el resutado de una recopilación basada en la lista de Guitune 2008, 2009. Professional Guitarists: their guitars publicada en guitarra arte pulsado, ampliada con datos de la obra "La Guitarra Mágica" del constructor argentino Ricardo. E. L. Louzao y otros propios.







Tienen los guitarristas españoles un problema. No son muchos, pero son buenos. 
 Hablamos de 44 guitarristas que se reparten 140 guitarras de 75 luthiers.

Algunos han hecho fortuna y disponen de gran número de guitarras, pero también presión por adquirir o utilizar en público guitarras de los luthiers de los países que los acogen con mayor entusiasmo. 

El panorama anterior, el de los luthiers más valorados, cambia cuando son los guitarristas españoles los que dan cuenta de sus "preferencias".

La valoración que hacen a sus compatriotas luthiers varía substancialmente a la que hacen los intérpretes extranjeros. 

Teóricamente nadie debería conocer mejor el sonido y las posibilidades de una guitarra española. 

Lo que no varía es la enorme dispersión de gustos y el elevado número de luthiers entre los que escoger.










Un poco de confusión:


El 60% de las guitarras españolas que se venden en el mercado nacional procede de Asia.

En España se venden anualmente 300.000 guitarras (2010), de las cuales 100.000 son españolas y el resto corresponde a la producción asiática, un porcentaje superior al 60% del total. 

En opinión de Jaime Juliá, consejero delegado de Guitarras Alhambra, 'los asiáticos trabajan con mayor rapidez debido a la mecanización. Utilizan materiales y métodos más económicos, lo que redunda en la calidad del producto, pero también en el coste'. El precio medio de venta al público de una guitarra española es de 180 euros frente a los 42 de la competencia.

Con este complejo panorama que define lo que no debe ser una auténtica guitarra de luthier, es normal que exista una gran confusión a la hora de decidirse por una guitarra.

 En el foro de la página web de guitarras Alhambra podemos encontrar preguntas como la siguiente de Octubre 2011

http://www.alhambrasl.com/index.php?option=com_fireboard&Itemid=33&func=view&catid=4&id=1190

Hola amigos.
He leído en un foro que las guitarras Alhambra 1C, 2C, 3C y 4P se fabrican en serie en China en la misma fabrica que se fabrican la guitarras Altamira, ¿es verdad eso?.
 Acabo de adquirir una guitarra 3C y me gustaría saber qué clase de guitarra he adquirido, ya que al leer eso me ha sembrado dudas sobre lo que yo creía que compraba.
Un saludo.

Responde : Alhambra (Administrador) Pilar - Manufacturas Alhambra

Bienvenido al foro de Alhambra.
 La información que aparece en ese foro no debe ser reciente.
 Desde 2009 dejamos de ensamblar los modelos 1 C y 2C en China. 
Decidimos ensamblar por qué no es lo mismo que construir, ya que las piezas se enviaban desde España, cortadas, secadas, etc,… y allí se ensamblaban.
Después eran devueltas y se revisaban y ajustaban aquí . 
Como el valor de los trabajos realizados en España eran superiores al 60 %, entonces las guitarras no eran “Made in China”, sino “Made in Spain”.
Por otro lado, nunca hemos ensamblado modelos 4 P allí, tan solo unas piezas a nivel de muestra que nuestro anterior Director envió en contra del criterio e instrucciones que había recibido por parte del consejo de administración.
También hay que remarcar que tan solo una parte de las guitarras 3C se llegaron a ensamblar en China.
Si nos facilitas el número de serie, te podremos facilitar información adicional y si nos pudieses indicar la dirección de ese foro, también nos resultaría útil por si tuviésemos que aclararlo a más gente.
Saludos, 
Pilar



Saber lo que compramos


Manuel Rodriguez realizó una  un joint venture en China,mejorando una fábrica de guitarras existente para que pudiera producir mejores instrumentos, aunque todavía son de calidad estándar. 
Unas 18,000 guitarras se fabrican ahí cada año y se venden  a un precio de entre 200 a 1,000 dólares.

Pero las 4,000 guitarras premium —aquellas realizadas a mano y con las maderas más finas— todavía se hacen en España.

Una sola guitarra requiere entre uno y tres meses para su fabricación. Comienzan a un precio  de 800 dólares y llegan hasta los 40,000

Antonio Picado con 3 luthiers a su cargo construye 20 guitarras al mes.(6 a 7 al mes por luthier) , unas 200-220 al año.

José Luis Romanillos, jubilado de 73 años emplea cerca de mes y medio en la construcción de cada guitarra. 


 El alemán Matthias Dammann hace unas ocho o diez guitarras al año. Y "hay una lista de espera increible", comenta David Russel propietario de una por la que pagó 12.000 euros.

La prestigiosa Guitarras Ramirez de Madrid construye 140 guitarras al año, según un video de 2009.




Indican que fabricar una guitarra Ramirez lleva unos 4 meses de trabajo de un luthier. Hay que suponer que de la gama especial. Normalmente se fabrican dos. Para fabricar a ese ritmo,140 guitarras al año se necesitarían unos 23 luthiers, y aparecen 5 empleados en los registros financieros.  ¿Es posible que una parte importante venga ya ensamblada? Vamos a mirar en los foros. Este es del  14-07 -2012 y sus detalles y respuestas podéis encontrarlas en:

http://guitarra.artepulsado.com/foros/showthread.php?19930-Guitarras-aprobadas-y-vendidas-con-sello-Jos%E9-Ramirez

Hola a todos en el foro,  Ayer estuve en la tienda Ramirez de Madrid Centro para comprarme mi primera guitarra y me mostraron una con sello de Ramirez pero fabricada por otro Luthier.  Es como una especie de patrocinio que hacen en la tienda, donde seleccionan una guitarra de otro luthier, le hacen pasar por un control de calidad y le ponen un sello Ramirez y le venden en su propia tienda.  Esta guitarra tiene un valor de 493 € justo lo que yo busco, pero tengo mis dudas . A decir  verdad se parece mucho a una Alhambra 5P que vi en otra tienda cercana,  La Alhambra 5P no me decepciona pero al no saber de qué luthier viene a ciencia cierta se me crean dudas.  Yo sé que debo poner atención solo al sonido que me brinda el instrumento, pero igual no me gusta dejar nada al azar pq es mucho dinero.

En mi opinión personal, todos queremos saber lo que compramos. Una guitarra va a pasar muchas horas en nuestro regazo. 

La anatomía de nuestras manos y dedos van a luchar contra la materia para adaptarse a ella y obtener al tiempo que maduran nuestros oídos y nuestro gusto, nuevos sonidos y matices.  

Es preferible no poner obstáculos materiales a esa posibilidad de progreso que da una gran guitarra.  Pero en las primeras fases, salvo que el progreso sea muy rápido, bastará una buena guitarra de estudio fabricada por el taller de un luthier que ofrezca confianza. 

En el camino, al tiempo que aumenta tu repertorio,  prueba periódicamente otras guitarras de supuesto nivel superior.

Otro caso que podéis leer en sus detalles en: http://guitarra.artepulsado.com/foros/showthread.php?9995-Ramirez-SP-Contreras-2%AA

He decidido adquirir una nueva guitarra. Mi presupuesto estaría alrededor de los 3.500 – 4.000 euros.  Llevo ya muchos años con la ilusión de comprarme una guitarra Ramirez o una Contreras  He estado en la tienda de Ramirez probando varios modelos y el que más me gustó fue el modelo Semiprofesional.  Este modelo estaba en unos 3.200 euros, aproximadamente.  En la web de Ramirez dice, y así me lo confirmaron en tienda, (por cierto, muy buen trato), que este modelo no está construido en su taller, aunque sí revisado.  Por otro lado, tengo pendiente visitar la tienda de Contreras, donde me han dicho que los modelos de concierto de 2ª sí están construidos en su taller artesanalmente y los precios entran dentro de mi presupuesto.  En Contreras tendría que encargar la guitarra, es decir, no podría probar el instrumento que comprase (tal vez podría probar algún modelo similar). Os agradecería una opinión a este respecto, ¿pensáis que merece la pena esa construcción artesanal o debería guiarme por mis sensaciones al probar la guitarra de Ramirez?

 Respuesta: La SP tiene mitad trabajo en fábrica española y mitad trabajo artesanal. Los detalles finales se ajustan y se realizan en nuestro taller. Se hace de esta forma para abaratar los costes y conseguir un buen resultado. El diseño es nuestro, por tanto, es una Ramírez.  Espero haber aclarado un poco más las características de la SP.  Un saludo, Cristina Ramírez.

Raimundo (Valencia) fabrica de 12 a 15.000 unidades en 30 modelos bajo su marca y 5000 bajo marca Ramirez y Contreras y Conde Hermanos cada una con sus diseños propios y distintivos.Fuente: Revista GuitArt USA, Año 2006 Aquí va nuestra opinión: La guitarra SP puede ser una gran guitarra pero yo no la compraría sin saber qué partes se montan artesanalmente. 

Es posible que acudiendo a la tienda de Ramirez o mediante preguntas a través de su web o internet, me respondieran satisfactoriamente., ¿o no?.

La acústica y equilibrio sonoro de la guitarra depende de muchos factores entre los que la tapa armónica y su unión al cuerpo parecen los más importantes.   Todo eso se intenta analizar en la sección dedicada a la acústica de la guitarra en este mismo Blog. 

Ante la duda, acudiría a una fabricada por encargo.  Cuantas más personas intervienen en el montaje de un conjunto complejo, más probabilidades de que se hayan cometido errores. 

El plano de Ramirez indica tal espesor pero qué ocurre si unas pocas han salido algo fuera del valor.  La prolongada permanencia en unas únicas o pocas manos  y oídos, especializados corrige la mayoría de los errores.  La madera es un ser vivo y tiene una enorme variabilidad. 
El luthier artesano la domina y corrige, porque una y otra vez intenta obtener el mejor resultado, aquel que le sitúe por encima de los demás. ¿Pagarlo?, Sin duda, aunque probablemente, no tiene precio.  ¿Quién le pone precio al arte?.  Rara vez el artista: la crítica o los marchantes.

En el diario el País un artículo de Francisco Peregil escrito el 10 de Abril de 2005 incide en algunos  datos interesantes:

“El precio de una guitarra artesanal va desde los 3.000 hasta los 12.000 euros. Cuantas más partes traiga construida en una fábrica, más barata.  

Los aficionados escrutan la marca de la guitarra de sus ídolos, por medio de:

la etiqueta que está en el interior, al fondo de la boca,
la plantilla, es decir, la forma del ocho, 
la cabecera  de la guitarra, donde se montan los clavijeros.

Son las partes del instrumento donde cada buen artesano deja su impronta y se distingue del resto de los colegas. 

Pero los constructores no se quedan tranquilos hasta ver el interior del instrumento. 

Sólo cuando se abre una guitarra y se observa el delicado equilibrio, el luthier empieza a conocer el alma de otras guitarras.  Por eso algunos constructores no han querido que se hagan fotos del interior de sus guitarras.

El precio puede resultar a veces un territorio difuso.  Algunos artesanos anuncian los precios de todos los modelos de sus guitarras en Internet. 

Pero siempre hubo en este mundo cierto margen para el regateo.  "Mi primera guitarra la cobré a 350 pesetas", recuerda el artesano cordobés Manuel Reyes, de 69 años.  "Y a los pocos días me vino otro cliente diciendo: quiero una guitarra como la que le hiciste a fulano y por el mismo precio: 700 pesetas. Y así fueron cobrando más valor".  

Ahora, una guitarra suya, que es la que toca gente como Tomatito o Vicente Amigo, puede costar hasta 3.000 euros, y a las puertas de su pequeño taller en Córdoba, donde sólo trabajan él y su hijo, tiene una lista de espera de 12 años.

 "Desde hace más de tres años ya le digo que no a todo el mundo. Hay gente que me ha puesto un talón por delante para que se la haga en dos meses. Pero les he dicho que no".

¿Se puede dar el caso de artesanos que no gozan de renombre, pero logran construir guitarras con una excelente relación de precio y calidad? 

Hay quien opina que sí. Pero otros, como los luthiers Conde Hermanos, consideran que el oficio de guitarrero es el resultado de la acumulación de conocimientos transmitidos a través de generaciones. "El 50% de una guitarra es la madera. El otro, es el artesano", aseguran los hermanos Felipe y Mariano Conde, dueños de la marca Conde Hermanos, sucesores de los sobrinos del legendario fabricante de guitarras Domingo Esteso (1882-1937), quien a su vez fue aprendiz en la tienda de Manuel Ramírez en 1900.  

Tal vez su marca sea la que más han usado y usan los flamencos.  Los mejores modelos de la casa cuestan casi 8.700 euros.

Los artesanos españoles siguen gozando de prestigio universal. 
Ricardo Sanchís, en Valencia;
Antonio Marín, en Granada; 
Francisco Barba, en Sevilla; 
Juan Miguel González, en Almería; 
José Romero, Tezanos Pérez y Manuel Contreras, en Madrid.  Y en Guadalajara, el gran José Luis Romanillos, jubilado de 73 años que emplea cerca de mes y medio en la construcción de cada guitarra. 

Hay apenas 350 de las suyas en el mundo.  A cada una la bautiza con un nombre.  El propio Andrés Segovia le encargó una, pero cuando Romanillos le escribió informándole del precio que le iba a costar, Segovia no le contestó.  

Romanillos se quejaba en una entrevista reciente con el periodista Pedro Aguilar, director del diario Nueva Alcarria, de la poca importancia que se le concede al instrumento español por excelencia: "Existen ahora diez o doce libros sobre construcción de guitarras y ninguno español, es curioso. En España no hay un museo que se ocupe de la guitarra".

Cualquiera de estos guitarreros españoles construye excelentes guitarras. 

Pero también es verdad que cada vez les sale más y mejor competencia en todo el mundo.  La del guitarrista clásico David Russell la construyó el alemán Matthias Dammann. "Sólo hace unas ocho o diez guitarras al año. Y hay una lista de espera increíble", comenta Russel.  Le costó 12.000 euros, dos millones de pesetas en su día.  ¿Y tanto se nota la diferencia respecto a otras más baratas?  "La diferencia de sonido es poca", reconoce Russell, "pero ese poco compensa mucho".  A veces algún guitarrista se queja de los precios de las guitarras. Y yo le digo: ¿qué coche tienes? Y tienen un coche de tres o cuatro millones de pesetas. Entonces le digo: ¿tú qué eres, guitarrista o conductor?".

Los investigadores siguen mucho la línea de Greg Smallman y de Matthias Dammann con los nuevos materiales, como el carbono, “nomex”.

El Precio de una guitarra

A las cosas de auténtico valor es muy difícil o imposible asignarles precio. Ocurre con las obras de arte. Suponen un acto de belleza, una pequeña victoria, para la que poco importa  el esfuerzo, dedicación y sacrificio empleados. Aunque la mayoría se admira del tiempo que lleva construir y ajustar una buena guitarra no todos opinan que un instrumento musical, un mueble, deba ser considerado  como una obra de arte. El intérprete Renato Bellucci , en su Blogg “mangore.com”, hace afirmaciones contundentes en contra, que intentamos resumir: http://www.mangore.net/about_the_classical_guitar_esp.html Uno de los principales atractivos de construir en Granada es poder conocer técnicas de construcción tradicionales utilizadas durante generaciones. Estas junto al tiempo y el conocimiento aplicados, dotan al instrumento de un carácter difícil de encontrar en uno fabricado en serie. Eso dice Jose L. Vigil Piñera en su web. Mi objetivo como constructor es un instrumento que permita al músico expresarse con la mayor libertad posible. Para ello busco: Un abanico tímbrico amplio con el mínimo cambio de pulsación. Un sonido redondo y con cuerpo, con graves profundos y bien balanceados con los agudos y medios. Una ejecución cómoda y ergonómica. Potencia y proyección, pero nunca condicionando la calidad del sonido.
El guitarrista Renato Bellucci, formado en Italia, obtuvo del Primer Premio del Concurso Agustín Barrios ( “Mangoré”) y con él una beca para estudiar con el maestro Andrés Segovia en Madrid. Asistió a clases magistrales con Sila Godoy, Narciso Yepes, Andrés Segovia, José Tomás, Ernesto Bitetti, Alirio Díaz, David Russell y Eliot Fisk.  Se mudó a Montevideo, Uruguay, para estudiar con Abel Carlevaro.  Estudió guitarra y armonía en Londres con Bernard Oram en el Guildhall School of Music and Drama.
La guitarra es un instrumento simple de construir. No hace falta ser un científico espacial. Cada luthier tiene un plano con todas las medidas. Los planos pueden comprarse. Con los años, los constructores experimentan aquí y allí y algunos resultados vale la pena repetirlos.   Cuanto más fina es la tapa, más se “desplaza” cuando vibran las cuerdas, y por lo tanto mejor y más potente es el sonido.  Cuanto más calidad tenga la madera de la tapa más puede ser reducida por lijado.   Gastar una fortuna en costados y fondo es absurdo.   Los luthiers solo pueden construir algunas docenas de guitarras cada año y esto deja poco  espacio para la experimentación científica.  Por ésto la construcción de guitarras siempre será más manualidad artesanal que ciencia.    Pocos guitarristas necesitan gastar más de 1.000 $ para tocar a su mejor nivel, y tocar bien tiene poco que ver con la etiqueta de precio del instrumento.   En los años 80, con la llegada de las Yamaha y las Takemines y todo tipo de guitarra de fábrica, toda una nueva especie de instrumentos laminados invadió el mercado.   Estas impresionan el oído pero son imposibles de tocar e inducen al instrumentista a adoptar casi todos los defectos de la mano izquierda posibles.  Si eres un principiante hoy, DEBES comprarte una guitarra de concierto barata para poder tocar DE LA MANERA CORRECTA DESDE EL PRINCIPIO.   Evita ser uno de los millones que caen en la trampa de comprarse una guitarra japonesa de 400 dólares solo para terminar frustrado por no poder llegar a nada con tu sonido y con tu técnica.  Cuanto más barata la guitarra, más difícil será tocarla (lograr algo musical/técnicamente).     Las guitarras que están en la franja de precios entre 7,000-15,000+ US$ (5 a 10.000€)son instrumentos ladrones. El costo increíblemente alto de vivir en los EEUU, Europa y Japón explica en parte algunos de estos precios. La verdad es que ya que la mayoría de los luthiers solo construyen unos pocos instrumentos al mes, tienen que vivir vendiendo unos 2-3 instrumentos al mes.  El mercado libre a menudo se convierte en un circo.  Como regla general, recuerda que si un luthier tuviere que comprar los accesorios más rebuscados, no gastaría más de 1,200 US$.(900€). Una clavija de 300 $ te dura dos vidas, así que gastar más que eso es una locura. Cambiar clavijas de 40 dólares cada pocos años es, en mi opinión, la mejor opción.   La realidad es que los materiales en su totalidad suelen sumar unos 400-600 US$.(300-500€) No hay motivo por el que algunas guitarras cuestan tanto. El elemento clave es un constructor con talento, uno que tenga el don de la intuición natural en cuestión de maderas y que pueda crear un buen instrumento musical.   La selección de maderas es tal vez la parte más importante del proceso de construcción. Las declaraciones que hago más arriba han creado una ola de reacciones adversas de muchos constructores y vendedores de guitarras en todo el mundo.   Las guitarras antiguas tienen un sonido sucio... eran solo las primeras pruebas de constructores inexpertos... así que, si te compras una, prepárate para la desilusión de tu vida.  Yo tengo un lugar especial en el corazón para los instrumentos que fueron tocados por grandes guitarristas, ya que esos instrumentos fueron parte del artista, y también por los instrumentos que tienen decoraciones antiguas y muy ornamentadas, ya que son obras de arte únicas e irrepetibles.  Los instrumentos españoles en particular son instrumentos de acción difícil. La escuela luthier española se desarrolló alrededor de Segovia y estoy seguro de que has visto las manos de Segovia... enormes y gordas...  lo cual se traduce en masa muscular, lo cual hace que para él sea fácil tocar estos instrumentos.  Este no es el caso con la mayoría de los guitarristas. Especialmente no es el caso de los no profesionales.  Hoy en día, los guitarristas tienen muchas alternativas de instrumentos.  Voy a compartir contigo lo que yo haría si quisiera comprarme una guitarra hoy.  Hay unas pocas cosas que tienes que mantener en mente: ¿Cuál es el lugar principal donde estaré tocando mi guitarra? ¿Una sala de conciertos, un club, un estudio de grabación? ¿Usaré micrófono y sistema de amplificación?. En los años 80, los constructores de guitarras y guitarristas estaban tratando de crear instrumentos que sonaran lo más alto posible, mostrando así que la guitarra era un `verdadero instrumento musical clasico` (como si un volumen alto fuese lo necesario para ello).  Con los avances en electrónica, etc., empezamos a ver a los concertistas usando micrófonos y amplificadores.  Los luthiers, por su lado, se dieron cuenta de estaban poniendo su trabajo arduo y su dinero en la cosa equivocada. La calidad de sonido depende de la técnica de punteado, y el resto es sugestión o ilusión. En las últimas 2 décadas los constructores de guitarra se han enfocado más en hacer que la experiencia de tocar la guitarra sea más placentera, y en resolver problemas reales asociados con la ejecución de la guitarra.   ¿Cuáles son las características que deberías tener en cuenta cuando buscas una guitarra? Creo que la mejor manera de encarar el asunto es la siguiente:  -No pidas demasiada información sobre la marca, madera, etc.  Cuanto más pesado el instrumento, mejor. -Compra instrumentos musicales nuevos.  -Con las guitarras españolas, cuidado con la humedad. España es uno de los países más secos de Europa, y especialmente Madrid.  Si el lugar donde vives no es igualmente seco, dale un tiempo a la madera para que se adapte.  Más peligrosos que los viajes de seco a húmedo son los viajes de húmedo a seco. La madera tenderá a perder su humedad demasiado rápidamente y verás aparecer grietas en el barniz, la madera, y hasta el diapasón (los trastes van a comenzar a sobresalir en la parte inferior, o superior, o ambas, del diapasón -Si eres nuevo con la guitarra, es probable que no sepas qué deberías estar buscando o como debería sentirse una guitarra en tus manos.  Si ese es el caso, permite que el constructor o que tu(s) maestro(s) te ayuden a elegir sabiamente.   -Si el dinero es un factor decisivo, espera. No pasará mucho tiempo antes de que puedas permitirte una guitarra "única".   -Mantén la mente abierta en cuanto a elegir tu guitarra. Yo fui testigo de la siguiente anécdota en 1986:    John Williams (el guitarrista) estaba a punto de dar un concierto para la BBC en el centro de Londres.  Era un concierto de mediodía que sería difundido en vivo por radio FM. Williams iba a tocar su Fleta.  Un luthier desconocido se le acerco con una guitarra en su mano y le dijo en acento Australiano:   -"Maestro Williams, yo construyo guitarras.  Quisiera que pruebe la mía".   Williams tomó la guitarra, y así de pie, tocó un par de arpegios rápidos en la guitarra y dijo...  -"Bien. Voy a tocarla ahora mismo!"  Williams subió al escenario y tocó el concierto con la guitarra Smallman. Aún toca con la Smallman hoy.  Desde entonces he escuchado y visto a Williams tocar con esta guitarra en todo tipo de salón de concierto, y todo tipo de repertorio, tanto amplificado como sin amplificación.  Lo que esto enseña es que desde el punto de vista del guitarrista, todo lo que importa es como suena la guitarra y si captura tu imaginación... el resto son tonterias".  Nuestra opinión: Los foros contienen infinidad de opiniones como estas, en un sentido y en otro. Muchas generan  confusión a lo que debería ser la guitarra como instrumento para interpretar música.  Como casi siempre ocurre hay en todas ellas una porción de verdad. Los datos estadísticos  son números y los números no opinan.  La forma de la toma de datos, de la formulación de las preguntas y sobre todo la interpretación final de los resultados  si puede contener gran cantidad de errores. La encuesta a 600 guitarristas profesionales, que hemos incluido, indica una enorme dispersión.  Sus instrumentos proceden de 300 luthiers.  Por errores que pueda contener la encuesta poco va a modificarse esta conclusión.  Ha de haber una causa para ello.  Hay cosas que no se pueden ocultar. La lista de espera de los luthiers de moda es muy larga. Los precios que aplican los luthiers menos conocidos,  son más bajos.  Los años que lleva construyendo son la mejor garantía. Cada uno tendrá que crear su propio criterio. La búsqueda ha de ser personal. No valen las opiniones.   Busco una guitarra de estudio. Las de concierto suenan más fuerte pero existe el riesgo de no ser tan cómodas aunque cambiemos las cuerdas de alta tensión que suelen montar.  Si me encuentro con un luthier aficionado,”español”, que ha construido 4 guitarras después de un curso, “en España” considero que contribuyo a lo que debería ser el futuro de la guitarra española, si le hago un encargo, antes que buscar una de fábrica. Es posible que la de fábrica sea objetivamente mejor en cuanto a sonido, y sus acabados brillen más, e incluso es posible que sea muy cómoda de tocar. Falta algo. Establezco una relación de amistad y de confianza con el luthier , aprendo sobre guitarras y tengo acceso a cada fase del proceso hasta el emocionante momento final de la entrega.  Los luthiers profesionales no van a estar de acuerdo, ¿o  sí? . En mi caso, si progreso en mi afición acabaré probando y adquiriendo con devota emoción, alguna elegida con mis propios criterios, de algún luthier consagrado.  Pocas cosas generan tanta ilusión como las posibilidades sonoras de una nueva guitarra con olor a madera.  Sin quitarle valor a las razones románticas, es necesario trabajar para encontrar métodos objetivos de medición de las cualidades acústicas de una guitarra en comparación a otra.  Hemos podido comprobar que lo que al oído suena diferente se puede poner de manifiesto analizando el espectro de frecuencias de la nota, midiendo el nivel sonoro en db, etc...  Estamos iniciando este camino, localizando primero lo que ya se conoce sin dejar por ello de explorar. Los resultados y conclusiones confiamos que puedan ir apareciendo en este Blogg.